El último combatiente

A mediados del 2015 se me cruzaron los cables y me dio por escribir un libro. Sí, no has leído mal. Para lograr finalizar la aventura estuve dos años y medio haciendo más horas que un reloj. Vamos, que sudé la gota gorda y casi se me explota la cabeza. Dediqué casi todo el tiempo libre y con una paciencia que ni sabía que tenía pude colocar el punto final. El experimento no terminó en el punto, sino que había que corregir, quitar, agregar, corregir, volver a quitar lo que sobraba y corregir hasta quedar asqueado. Sí, se podría decir que terminé asqueado pero feliz. Ocho borradores y unos cuantos cartuchos de tinta y folios para imprimir los delirios que uno tenía en la cabeza. Vamos, que me salió carísimo y menos mal que me regalaron un portátil, porque uno se detonó por el camino.

Lo más curioso de todo es que la historia está ambientada en Las Palmas de Gran Canaria, allí empecé a romperme el coco con la trama, pero lo que es puramente escribir lo hice en Barcelona. Todo el que se mueve sabe lo que cuesta cargar con lo poco que uno tiene y seleccionar qué es lo que se lleva puesto. Muchas veces malhumorado por no tener tiempo para escribir, por buscar trabajo, por quedarse sin y por volver a buscar. Muchas veces siendo egoísta con mis allegados cuando me invitaban a salir a dar un paseo y yo me quedaba en pleno verano encarcelado. Como un bicho, sí, un bicho que solo quería martillar el ansiado final.

La alegría que sentí al cumplir mi objetivo era tan inmensa que bailaba solo por la casa y gritaba de felicidad. ¿Que qué dirán los vecinos? Que me daba igual. Que me quiten lo bailao. Fue terminar y milagrosamente desaparecieron los dolores de espalda, los agobios y quedé totalmente vacío. Sí, quedé vacío porque me dejé todo en este libro. Está escrito a puro huevo, eso se los aseguro. Cuarenta y nueve capítulos en los que dejé el alma y hasta lo que no tenía. Y al terminar este experimento comencé a cuestionarme qué carajo hacía con el borrador: ¿lo dejo guardado en la oscuridad de un cajón o intento que salga a la luz?

Se acercaba Navidad y en el hospital estábamos a piñón (soy auxiliar de enfermería), había poco tiempo para pensar qué era lo que iba hacer con el manuscrito, pero un día comencé a mirar editoriales. Otro día armé un currículum. Otro día seleccioné y mandé el borrador a siete. Tres respuestas, una fue un no diciendo que la historia estaba bien, pero que no la veían viable por ser un autor desconocido. Pasaron unos días y, realmente, lo único que me preocupaba era terminar la trama del segundo experimento que estoy escribiendo, pero llegó un mensaje diciéndome que estaban interesados. Si lo anterior fue felicidad, cuando me dijeron que querían publicar El último combatiente fue pisar una nube. Pero claro, desde ese día una incertidumbre tremenda: yo pensaba que a los de Serial Ediciones se les había ido la pinza. Pero lo raro fue que después de firmar con ellos aparecieron más interesados. Y esto no lo cuento para echarme flores, solo lo comparto para que los novatos como yo, crean realmente en su trabajo y no se desanimen ante toda la negatividad que se lee en internet.

Este sueño hecho realidad quiero compartirlo con ustedes invitándolos para que el día 23 de abril, día que se conmemora Sant Jordi, se den una vuelta por Paseo de Gracia 49, esquina Aragón. Estaré presente en el puesto de Serial Ediciones de 17 a 18 horas. Estaré solo una horita. Me dijeron que para firmar libros (el solo hecho de pensarlo me está dejando con Parkinson).

Muchas gracias a todos.

A continuación les dejo la portada y la sinopsis:

Néstor Bandama toma el relevo de su padre en la extraña desaparición de británicos en Las Palmas de Gran Canaria, pero el caso se vuelve mediático después de encontrar por primera vez un cadáver en más de treinta años de búsqueda sin resultados. El inspector es un sabueso que no va a parar de escarbar hasta rasguñar los huesos en el subsuelo de la ciudad. También luchará contra sus miedos, y fiel a sus convicciones se adentrará en un mundo oscuro y peligroso como es la mente de un asesino en serie. Un mundo que por venganza es capaz de enterrar vivo el dolor de los que continúan buscando culpables, en una guerra que ha sepultado cientos de hombres, pero no el rencor de los derrotados.

 

Anuncios

9 comentarios en “El último combatiente

  1. Me ha encantado la novela, les animo a que la lean. Es un viaje trepidante por los paisajes de las miserias humanas. Sinceramente creo que Maxi va a ser uno de los guías turísticos del alma de los hombres, sea cual sea el género en el que quiera moverse. Gracias Maxi, te daremos la mano para que nos guíes por esos mundos.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s